Blog
  • facebook
  • twitter

Un pasaje gastronómico con la esencia del pasado y el sazón del presente.

   La región del Totonacapan aún guarda en el regusto de su aire fresco, las gallardas y mágicas historias de los ancestros totonacas; los parajes donde su eco resuena, así como los ingredientes en el fogón de la cocina tradicional despiden aromas que recitan un poema bajo ese mismo acento y pareciera, tal como el ritual de la preparación lo dicta, que la magia de las viandas no se reduce al simple acto de comer, sino que en cada bocado, cada olor en una estela de vapor condensado, cada color ricamente sazonado y cada textura como hilos en un platillo enhebrados, es una ofrenda con la cual agradecer el aquí y el ahora, para sonreír y en igual medida para cautivar al alma.

Read More

El legado gastronómico que alimentó a una nación y que ahora, deleita al mundo entero. 

   La Cumbre Tajín es un evento que conmemora, celebra y proyecta la cultura totonaca como un bastión de folklore de Veracruz al mundo. A quince años de proyección internacional de este evento que año con año aumenta su influencia y convocatoria, hablar de este encuentro humano sumergido en una mística de glorioso pasado y envuelto ahora en el colorido de la luz y en el gorjeo de un murmullo de acentos provenientes de diversas latitudes del mundo, el Tajín, vestido de gala, conquista al visitante a través de los cinco sentidos, eso incluye las magnas expresiones culinarias que como un baluarte sobreviven el paso del tiempo y recrean lo mismo que subliman, en un mosaico de ingredientes que tienen sabor a concordia.

Read More

Paladeando las delicias culinarias de este paraíso de la biosfera. 

   Santiago Tuxtla tiene un aroma especial: huele al frescor de sus paisajes, huele a un pasado ancestral que se hace presente en cada recoveco, pero sobretodo huele a sazón: al arte que se derrama de sus ollas y a una gran diversidad de ingredientes locales, que la riqueza de sus valles, montes y mares ha aportado a su mesa como un mismísimo regalo de la divinidad a los tuxtlecos, que con una sonrisa y un bien justificado orgullo, departen en su mesa con esmero, invitando a los visitantes a acoplarse a una sinfonía de sabor, que todos los días resuena con furor, en la alegre vista de sus platillos recién preparados.

Read More
Arriba