Siguiendo la estela del sabor en La Antigua, Veracruz
  • facebook
  • twitter

Siguiendo la estela del sabor en La Antigua, Veracruz

Un pasaje al esplendor culinario del lugar que vio nacer el mestizaje.

    La Antigua es verdaderamente un paraje encantador, al pisar su tierra y exhalar su salado y húmedo aire, la historia parece inundar el paisaje con el peso de su impronta y una sensación imponente de sueños, promesas, victorias y derrotas transportan al viajero a una época remota donde lo único que parece permanecer intacto de aquél entonces, son las delicias de su gastronomía, una expresión culinaria enriquecida por las bastas aguas del Río Huitzilapan, también llamado Río de los Colibríes, donde en su interior los frutos del mar han enriquecido y fascinado los paladares de una infinidad de comensales, satisfechos, mucho antes de la conquista española.

 

 

    Pero siguiendo esta línea, la conquista en La Antigua, no sólo es un hecho conmemorativo del ayer, sino un suceso reiterativo del hoy; pues en esta región aún se siguen deleitando y enamorando a los comensales día a día y para muestra un botón… ¡Y qué mejor antojito lantiguence que los tradicionales tamales de elote! Rellenos de carne de puerco, pollo o res y  sazonados con chile seco y el característico y delicioso sabor de la hoja de acuyo, esta masa finalmente es envuelta en hoja fresca de elote. Mas, son comunes también los tamales rancheros, los cuales, a diferencia de los ya descritos, se envuelven en hoja de plátano, logrando una mezcla de esencias entre el perfume de ésta y la hoja de acuyo que simplemente, no tiene parangón.

   En Antigua será común que el visitante se entregue sin más al placer de las picadas en salsa ranchera, este antojito recibe tan peculiar nombre puesto que al estar las tortillas cociéndose al comal, se pellizcará todo el contorno de éstas a fin de darles forma de pequeñas cazuelas y una vez fritas, se bañarán con una salsa roja de jitomate y chile serrano asado, la cual previamente frita en manteca de cerdo para darle un sabroso espesor, se acompañará con una buena ración de queso añejo y rodajas de cebolla fresca que harán de este clásico veracruzano, un sabor imperdible dentro de la cocina lantiguence.

   Ahora que, si de frutos del mar se habla, La Antigua ofrecerá con orgullo uno de sus platillos más aclamados: los camarones enchipotlados, una deliciosa preparación donde los camarones se ponen a dorar en mantequilla y después son bañados con una salsa donde pueden percibirse las notas de la pimienta, el ajo, la cebolla, la mayonesa y la mostaza, todo ello amalgamado en un caldo de tomate que una vez que haya reducido su volumen al hervor, habrán de ofrecer un delicioso manjar lo mismo al visitante que al local y si esto no fuera suficiente, es de La Antigua también conocido el filete relleno de mariscos, una vianda que poco puede hacerse para describirse, más que invitar a probarla.

   Mas la belleza natural de La Antigua no sólo es ornamental, de sus almendros ribereños, surgió la inspiración para la confección del exquisito huachinango almendrado, el tesoro culinario por excelencia del sazón lantiguence. En este platillo los filetes de pescado habrán de barnizarse con jugo de limón, sal y pimienta, se empanizan con harina y se gratinan con almendras fileteadas, luego se pasarán por un sartén hasta que las almendras queden doradas y finalmente en el horno se habrán de cocer, para ser posteriormente bañados por una salsa de queso chihuahua y queso parasen, dando lugar a un delicioso platillo, que ningún mexicano debería dejar de probar, pues degustarlo, no es sólo una experiencia, sino una anécdota que contar.

 

Arriba