El verdadero café, solamente en Coatepec
  • facebook
  • twitter

El verdadero café, solamente en Coatepec

Vive una inolvidable experiencia en la Feria anual del café.

   En el mundo, son realmente pocas las bebidas en cuyo contenido es posible advertir mayor proporción de magia, abolengo y poesía que la del café con su amarga caricia y aún, en proporcional medida, resultan aún más reducidas las tazas de este oscuro elixir que provocan con su gusto una efervescente y bohemia narrativa, tal como lo hace una taza de café coatepecano, la bebida predilecta de los nativos de esta tierra al igual que la del venturoso viajero, que con tan sólo un sorbo de este manjar de ancestral acento, encuentran reposo, agasajo y dicha desde la primera gota y hasta que la jarra quede vacía.

 

   Por ello, esta bebida que da identidad a Coatepec, merece mención aparte en la letanía de las delicias que Veracruz departe con sus paisanos y con el mundo entero, pues no podría haber mejor ocasión para citar las virtudes de esta enervante bebida que en el marco de la verbena de Coatepec: la Feria del Café, un evento de talla internacional, al cual todo mexicano orgullosamente de serlo, no puede dejar de faltar; para ser testigo del sabor del café veracruzano aderezado en medio del jolgorio y el colorido del folklore que en las calles de este pueblo mágico le darán a esta exquisita bebida, su mejor sabor y presentación.

   Y es que son precisamente las tierras fértiles de Coatepec, las autoras del prodigioso grano que hace de esta bebida de abolengo, un exquisito café de altura, con prestigio internacional y digna condecoración de ‘café genuino’ que en cada sorbo llenará tu paladar no sólo de un artesanal proceso de elaboración, sino de un aroma peculiar y de una remembranza cultural que parece tener eco en sus callejuelas empedradas, en sus puentes coloniales, en el rumor de sus ríos circundantes o en el murmullo del viento como matutino heraldo de dicha y sabor en las encantadoras calles de este pueblo mágico sin parangón.

  Pero... ¿Que características distinguen y hacen tan especial al grano de café coatepecano? Puede comenzarse diciendo que su tierra, sus condiciones climáticas y su humedad resultan privilegiadas en verdad y aunque la zona cafetalera en Veracruz es compartida por varias localidades, Coatepec es sin duda el paraíso para el cultivo de estos preciados granos. Sin embargo, eso es sólo la primera parte del éxito de este distinguido manjar coatepecano, el resto de su sabor yace en el proceso de tueste, el cual habrá de complementar el cautivador proceso de alquimia que hace posible una humeante taza de este elixir de acento veracruzano.

   Así, el grano de café de Coatepec parece más un halago que un simple ingrediente tostado, pues en su artesanal proceso se logra no sólo un gran carácter en la apariencia de su tueste, sino, de antemano, una predicción de su intenso sabor, previo a la molienda de sus granos que expiden un aroma y fragancia de gran personalidad, como solo la majestuosidad de las tierras veracruzanas podría lograr; pues no olvidemos que estas tierras son también autoras de la vainilla, uno de los ingredientes que al mezclar con el sabor marcado y fuerte del café de Coatepec, provoca un torrente de éxtasis y un verdadero deleite que mucho se asemeja al más puro placer.

   Pero el café en Coatepec habla múltiples lenguajes y ya sea como concentrado de una deliciosa bebida de cuerpo medio y acidez moderada o como ingrediente de postres, dulces, nieves o matizando con su esencia el sabor de los tradicionales toritos, el café de Coatepec es un verdadero vínculo entre la gastronomía y la más enervante expresión de fe.

 

Arriba