Tamiahua: La Capital de la Gula
  • facebook
  • twitter

Tamiahua: La Capital de la Gula

Descubre un mundo de sabor en las costas de Tamiahua.

   En Tamiahua, los sabores se reinventan con la caricia salina de un exótico desfile de frutos del mar. Cultivados en la riqueza de las aguas de su laguna, logran imprimirle un sabor muy peculiar de frescura y distinción a su cocina, que se enriquece con el murmullo del sazón de sus antecesores; lo mismo africanos, que huastecos, mestizos y europeos, la cocina de Tamiahua es verdaderamente un sinónimo de fusión, pero sobretodo es una garantía de sabor.

 

   

   Para abrir el apetito, Tamiahua tiene una serie de opciones que 'harán agua' el paladar del intrépido comensal, ya sea con unos deliciosos camarones a la diabla, o bien al ajillo, empanizados o naturales, condimentados en un suculento coctél. Un antojito típicamente tamiahuero son las tortas de hueva de lisa, un manjar común en las calles de este rincón veracruzano. Pero también se pueden saborear los afamados ostiones a la pimienta o los deliciosos ostiones gratinados con espinacas, una verdadera delicia de Tamiahua, que pueden acompañarse con enchiladas rojas, verdes o de pipían.

   Pero una de las expresiones más representativas de Tamiahua es sin lugar a dudas el coctél de ostión, el hijo pródigo de la gastronomía tamiahuera, que le ha valido reconocimientos a nivel nacional en la confección de un coctél que en su última edición alimentó a más de 3,000 personas que acudieron hasta sus playas en la búsqueda de una experiencia de satisfacción que hiciera gala al apodo de La Capital del Marisco, con el cual se conoce a esta bella región.

   Por otro lado, un platillo típico que nos habla del la influencia del afromestizaje en Veracruz es la machuca, una suerte de puré de plátano, que se consigue friendo en una olla con manteca de cerdo un plátano macho maduro por cada dos plátanos machos verdes junto con cocido de calabaza; una vez que la mezcla está integrada, se procede a triturar la mezcla en un molcajete junto con hoja de chile verde, para que el dulzor de la fruta se entremezcle con el picante, dando como resultado un platillo de textura, color y sabor excepcionales, que en tierras tamiahueras se acompaña con camarones sancochados y con frijoles de olla.

   Otra deliciosa expresión gastronómica, directa del mestizaje, es también el huatape de jaiba, una receta común de la usanza veracruzana, pero que se reinventa en Tamiahua, con la incorporación de epazote al guiso, lo que le da su típico tono verdoso y que además le da un distinto sabor de los típicos huatapes que se cocinan en derredor. La paella tamiahuera es otro delicioso ejemplo de cocina fusión que reinventa el clásico español con la selección de especies marinas cultivadas en este rincón veracruzano.

   Finalmente, ya sea porque el comensal desea refrescarse del clima estival de Tamiahua o porque quiera acompañar sus comidas con una sublime expresión de sabor, los frutos endémicos de la región serán los mejores ingredientes para preparar aguas frescas tal como el agua de coco, de capulín, de carambola o fruta estrella o de un fruto conocido como corcho una especie de baya de un delicioso sabor.

   Pero no se podría dar por finalizada la visita a Tamiahua si antes no se prueba uno de los tantos dulces típicos de la región, tales como las cocadas o los bocadillos, la conserva de icacos, buñuelos, torrejas y empanadas de leche. De esta manera, Tamiahua se quedará no sólo en el recuerdo, sino en el paladar del venturoso viajero.

Arriba